13 de octubre, Día Internacional de la Reducción de Desastres

El 13 de octubre se conmemora el Día Internacional de la Reducción de Desastres. Este día se enfatiza la promoción de una cultura mundial de reducción de los desastres. Así, el mandato de la Estrategia Internacional de Reducción del Riesgos de Desastre (UNISDR) es “la prevención, protección y reducción del número de personas afectadas por los desastres. Se trata de la seguridad de todos, pero especialmente de aquellos que corren mayor riesgo de muerte, lesiones, mala salud, pérdida de medios de subsistencia, desplazamiento y falta de acceso a los servicios básicos de los desastres, incluyendo mujeres y niños, personas con discapacidades y personas mayores”.

El año 2017 ha visto 24,2 millones de desplazamientos internos resultado del impacto de los desastres a nivel mundial según datos registrados por el Centro de Control de Desplazamiento Interno (IDMC), cifra que muestra la importancia de reducir la vulnerabilidad de las viviendas, como lo indica el lema "Hogar, seguro hogar" ("Home Safe Home") de este Día Internacional de la Reducción de desastres.

A propósito de este lema, este año el 13 de octubre encuentra al país enfrascado en una serie de acciones humanitarias de atención a damnificados o afectados en diferentes niveles por el paso de los huracanes Irma y María, muchos de los cuales el día de hoy continúan en casas de amigos y familiares en condiciones no dignas y expuestos a empeorar su situación brotes de enfermedades derivadas de la afectación dejada por estos fenómenos.

Ambos huracanes pusieron nueva vez en evidencia lo mucho que nos queda por hacer en materia de prevención, mitigación y respuesta. El país sigue siendo marcado por altos índices de vulnerabilidad, visibilizados en los cientos de familias pobres que durante décadas siguen viviendo marginadas y en condiciones de desigualdad, excluidos y víctimas de la falta de políticas que les garanticen viviendas dignas en asentamientos seguros, calidad de vida saludable y el respeto de sus derechos en situaciones de emergencia. Se trata de una absoluta inequidad social que profundiza los niveles de inseguridad frente a los fenómenos atmosféricos, geológicos y humanos.

El Presupuesto General del Estado para el 2017 contempla un fondo de más de RD$594 millones para imprevistos y calamidades. De igual forma abogamos porque se le asignen más recursos al Fondo Nacional de Prevención, Mitigación y Respuesta para que las municipalidades, unidas a los fondos locales de las Alcaldías y la Gobernaciones, desarrollen planes de prevención para la reducción de los riesgos ante desastres, indispensables a la gestión integral del riesgo. La inversión pública para la gestión y reducción del riesgo de desastres debe ser coordinada y multisectorial, integrando a los diversos sectores: obras públicas, servicio de agua potable y de electricidad, salud y las instancias de seguridad así como los sectores directamente involucrados en la protección social.

El Foro de Gestión de Riesgo de Desastres de la República Dominicana (FGRD), siendo una expresión de la sociedad civil y la cooperación técnica, insiste en la importancia de que el Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Respuesta, a través de las instituciones que lo componen, impulse sostenidamente la promoción de la cultura de reducción del riesgo de desastres, genere capacidades institucionales en los actores claves, y priorice la prevención, mitigación y adaptación, tal como plantea la declaración del Día Internacional de Reducción del Riesgo de Desastres.

El Foro de Gestión de Riesgo de la República Dominicana reitera su preocupación por:

• El aumento de los desastres en República Dominicana (tanto por riesgo intensivo como por riesgo extensivo).

• El insuficiente análisis de los procesos que generan condiciones de riesgo al no tomarse en cuenta la relevancia de las causas subyacentes, el limitado análisis de los impactos económicos y sociales de los desastres.

• Incipiente desarrollo de las capacidades en el nivel local y nacional relacionado con el problema de los gobiernos locales. Necesidad de fortalecer las capacidades públicas de los Gobiernos Locales y equipos de gestión pública.

• La limitada participación de las Universidades en la investigación y producción del conocimiento sobre los riesgos y las medidas para reducirlos de forma efectiva. La necesidad de inversión pública en investigación científica en el campo de la gestión de riesgos de desastres, cambio climático y la cuestión social del urbanismo y las desigualdades.

• La débil inclusión de los grupos más vulnerables y de las OBC en los procesos de Gestión de Riesgo.

• Los nudos críticos y carencias en capacidades teórico-metodológicas en los equipos, servicios y sistemas locales de salud pública en la vigilancia, alerta, prevención y respuesta frente a emergencias de salud pública y crisis epidemiológicas.

• La falta de coordinación y articulación de las actividades de gestión de riesgo y los planes estratégicos territoriales.

• La constricción y/o reducción de fondos destinados tanto por la cooperación internacional como por el Estado dominicano para la reducción de riesgo de desastres.

• La existencia de desigualdades estructurantes de desigualdades (especialmente socioeconómicas, de género y étnicas) en nuestro país que exacerban el impacto de los desastres.

• La existencia de amenazas sociales como la violencia intrafamiliar y la violencia no convencional que afectan especialmente a mujeres y niños/as.

• La existencia de colectivos que son desproporcionalmente afectados por los impactos de las diferentes amenazas.

• Los desafíos que el país enfrenta a razón de los procesos de recuperación post-desastre, así como la implementación de políticas de RRD a colectivos que se ven frecuentemente afectados por fenómenos climáticos extremos.

 

El Foro de Gestión de Riesgos de República Dominicana es un espacio de actores gubernamentales y no gubernamentales de la gestión de riesgos, que comparten información, socializan y reproducen experiencias, y canalizan propuestas, para favorecer cambios en este sector a nivel nacional. Es igualmente un medio para ampliar los niveles de comunicación interinstitucional, que favorece la articulación de las acciones para estimular el intercambio de ideas y trabajos participativos de la gestión de riesgos en la Republica Dominicana. También contribuye espacio a la articulación de las políticas, planes, proyectos y otras iniciativas entre el sector público y privado, para contribuir a reducir el riesgo ante cualquier fenómeno natural y en los procesos locales, regionales y de carácter nacional.